Vive despacio y disfruta el camino

Receta de Triángulos de espinacas, pollo y queso

Receta de Triángulos de espinacas, pollo y queso

¿A quien no le ha pasado? Llegas a casa, quieres algo sano para cenar pero no sabes qué hacerte. O vienen algunos amigos a tomar algo y quieres lucirte un poco, eso sí, con acierto. Para cualquiera de esas ocasiones hoy te traigo una receta de Triángulos de espinacas, pollo y queso.

Esta receta, además de ser muy sencilla de preparar, también es perfecta para incluir verduras en la dieta de los niños. Ya sabes que si la comida divertida se come mejor. Puedes utilizarla con otras verduras, o incluyendo pollo por ejemplo que haya quedado de la noche anterior. Con lo que constituye una receta de aprovechamiento perfecta y sencilla.

Receta de triángulos de espinacas y queso

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo sin hueso o pollo asado del día anterior.
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolleta
  • 250 gramos de espinacas frescas
  • Sal y pimienta
  • 2 láminas de hojaldre Buitoni
  • 1 huevo batido
  • 125 gramos de queso gruyere

Pasos a seguir:

  1. En una cacerola poner un poco de aceite de oliva virgen extra y dorar las pechugas de pollo deshuesadas. Añadir un poco de agua hasta cubrirlas) y llevar a ebullición a fuego medio – bajo hasta que estén cocidas. Esto tarda unos 15 minutos (según sea el tamaño de las pechugas). Escurrir, dejar enfriar y triturar el pollo en cachitos. Si partes de pollo asado previamente, ya hemos avanzado mucho, solo tienes que triturar el pollo en trocitos y pasar al siguiente paso.
  2. Precalienta el horno a 200 ºC y cubre una bandeja con papel encerado.
  3. En una sartén a fuego medio, pon aceite de oliva y añade la cebolleta picada. Saltea durante unos minutos hasta que esté blandita pero no dorada. Añade las espinacas, un poco de sal y pimienta y cocina hasta que las espinacas estén hechas. A continuación añade los trocitos de pollo, dale una vuelta para que se mezcle todo bien y reserva.
  4. Sobre una superficie de trabajo lisa, pon un poco de harina. Corta las hojas de hojaldre en cuadrados del tamaño que quieras. No los hagas demasiado pequeños, ten en cuenta que el relleno también consume espacio y tienes que dejar los bordes libres para unir el triángulo.
  5. Coloca una cucharada de la mezcla antes preparada en el centro de cada cuadrado de hojaldre. Sobre ella un poco de queso Gruyere. Dobla un extremo del hojaldre sobre el extremo que tiene enfrente. Dobla los bordes para que quede bien sellado y con ayuda de un tenedor termina de sellar las dos caras del hojaldre. Pincha en el centro de los triángulos con un tenedor para que al meter en el horno pueda salir el vapor y no se rompan los triángulos.
  6. Bate el huevo y con ayuda de una brocha de cocina, extiende el huevo sobre la superficie de los triángulos de espinacas. De ésta forma los triángulos quedarán más bonitos y enseguida notarás cuando se van haciendo.
  7. Colocar sobre la bandeja con papel encerado y hornear hasta que estén dorados. El tiempo depende de cada horno, pero suele ser entre 20 y 25 minutos.

Una vez horneados, déjalos enfriar un poco antes de comer. Puedes acompañarlos de alguna salsa a tu gusto, ensalada o mostaza de Dijón (una de mis preferidas)

Espero que os haya gustado, ¡a disfrutar!

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *