Vive despacio y disfruta el camino

Qué es el Movimiento slow

Qué es el Movimiento slow

El movimiento Slow o movimiento lento es una corriente cultural que busca ralentizar las actividades humanas para que podamos disfrutar del paisaje durante nuestro camino.

El objetivo es concienciarnos para que el uso de tecnología esté a nuestro servicio y no en nuestra contra. Para conseguir disponer de más tiempo y que éste sea de calidad. Este movimiento anima a la actividad, no a la pasividad. No se trata de trabajar menos o descansar mirando la tele. Disfruta de cada una de tus actividades, concentrándote en una de ellas cada vez. No intentes hacer cuarenta cosas a la vez, seguro que las harás mal, concéntrate en lo que estás haciendo ahora y disfrútalo.

Cómo surge el movimiento Slow

Inicialmente el movimiento Slow surge como protesta frente a la apertura de un McDonald’s en la Plaza de España de Roma. Se origina así la corriente Slow Food en respuesta al Fast Food.

Movimiento slow

El Slow Food promueve el disfrute de alimentos regionales y tradicionales cultivados de forma respetuosa con el medioambiente. Disfruta de la comida en compañía de otros, es un momento de distracción y disfrute. Apoya y preserva los métodos de vida tradicionales.

Asociado a éste movimiento también surge la corriente Slow Fashion que promueve concienciar sobre el excesivo uso de ropa de mala calidad destinada únicamente a que vuelvas a comprar más. Se anima a que compres ropa de calidad, sostenible, que dure tiempo en tiendas de ropa de comercio justo. Anima a comprar sola la ropa que necesites, comprar de segunda mano y donar la que no uses. Porque, ¿sabías que la industria de la moda es la 2ª industria más contaminante del planeta?

La corriente Cittaslow pretende resistir la homogeneización y globalización. Busca modos de calmar el ajetreo diario mediante la búsqueda de hobbies, dejar de mirar el reloj, hacer compras en mercados tradicionales o disfrutar preparando una comida en familia. En definitiva, vivir.

Cosmética slow

Y por último, el movimiento Slow también tiene su pata en la cosmética. Surge así la Cosmética Slow que anima a consumir cosméticos de forma responsable. Utiliza productos locales, naturales con o sin certificado, que usen ingredientes naturales (aceites vegetales, aceites esenciales) y aléjate de las grandes marcas que priman sobre todo la rentabilidad.

Y ahora que sabes todo esto, ¿cuanto de slow hay en tu vida?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *